Violencia, memoria y olvido en la novela contemporánea colombiana. Comentario y diálogo con Humberto Ballesteros sobre su obra ‘Juego de memoria’

jorg

Desde un proyecto narrativo más orientado hacia la fragmentación que hacia el flujo continuo de las voces y los recuerdos, Juego de memoria (2017) de Humberto Ballesteros (Bogotá, n. 1979) sondea las emociones del reencuentro con un pasado traumático –la reactivación del dolor, la indignación, el empeño en conocer la verdad– en el espacio íntimo de la narradora. Por una ironía malévola, «la tortuga», una mujer lesbiana que ronda los cincuenta y que trabaja como psiquiatra en el hospital Hoyos Moreno de la isla de Santa Inés, se ve obligada a tratar a Armando Cárdenas, un militar enfermo de Alzheimer a quien ella llama «cara e’ rana», que treinta años atrás había sido el responsable de la captura, la tortura y la desaparición de Kulemata-Irene, su apasionada novia militante, a quien ella llamaba «la liebre». Pasando de la conversación entre ésta y su verdugo a las notas de diario y los monólogos de «la tortuga», la novela indiga por los riesgos del combate contra el olvido: «¿Por qué, para qué la memoria, cuando no hay nada más lacerante e inútil que los recuerdos?»

Comentario crítico y diálogo con el autor

Iván Alfredo Jiménez, Université Paris-Est Créteil, Institut des Mondes anglophone, germanique et roman

Humberto Ballesteros, Columbia University, Department of Italian

Literatura colombiana contemporánea en el GC, CUNY

jorg

Desde un proyecto narrativo más orientado hacia la fragmentación que hacia el flujo continuo de las voces y los recuerdos, Juego de memoria (2017) de Humberto Ballesteros (Bogotá, n. 1979) sondea las emociones del reencuentro con un pasado traumático –la reactivación del dolor, la indignación, el empeño en conocer la verdad– en el espacio íntimo de la narradora. Por una ironía malévola, «la tortuga», una mujer lesbiana que ronda los cincuenta y que trabaja como psiquiatra en el hospital Hoyos Moreno de la isla de Santa Inés, se ve obligada a tratar a Armando Cárdenas, un militar enfermo de Alzheimer a quien ella llama «cara e’ rana», que treinta años atrás había sido el responsable de la captura, la tortura y la desaparición de Kulemata-Irene, su apasionada novia militante, a quien ella llamaba «la liebre». Pasando de la conversación entre ésta y su verdugo a las notas de diario y los monólogos de «la tortuga», la novela indiga por los riesgos del combate contra el olvido: «¿Por qué, para qué la memoria, cuando no hay nada más lacerante e inútil que los recuerdos?»

Intervienen

Ivan Jimenez, Université Paris Est-Créteil.

Humberto Ballesteros, Columbia University.